Seleccionar página

La primavera fue recibida con una condena de tres años de prisión para los jóvenes que decidieron manifestarse en 2017 en contra de la enmienda promovida por Horacio Cartes para alcanzar su reelección presidencial, la noche del 31 de marzo del 2017 en que fue asesinado el joven dirigente liberal Rodrigo Quintana, quien hasta el día de hoy no conoce de justicia. Al parecer, para la justicia paraguaya, importa muy poco el artículo 32 de la Constitución Nacional sobre el derecho a la manifestación.

La juventud hasta el momento ha observado impasible como Nelly Cortesi, Roberto Rojas y Stiben Patron son condenados, sin embargo, se vienen pronunciando enérgicamente en las redes sociales con el hastag #ANRNuncaMas, a través del cual, han tratado todos los temas relacionados a la pandemia, responsabilizando directamente al gobierno y al Partido Colorado de las 16 mil muertes por COVID, socializando también los innumerables casos de corrupción que han visto la luz durante la crisis sanitaria, cuando la gente más necesitaba alguna señal de empatía o buena voluntad de parte de sus autoridades.

Por otra parte, poco favor le hace Horacio Cartes al Partido Colorado, que cada vez que habla no hace más que reafirmar las viejas prácticas que condujeron al Paraguay hasta el estado de crisis en que hoy se encuentra. Cartes no solo ha defendido el tráfico de influencias, sino que también ha reivindicado el asistencialismo y la prebenda afirmando que “La afiliación es la esperanza de poder estudiar y trabajar”. Es increíble que un expresidente, que fuera el responsable de garantizar el derecho constitucional a la educación y al trabajo sin discriminación alguna, hoy diga que la manera de obtenerlas es afiliándose al partido que en más de 70 años no ha hecho más que ocuparse de que estas sean solo el privilegio de unos pocos.

Este 10 de Octubre se realizarán las elecciones municipales, elecciones que representan la verdadera esperanza para la gente, y la insustituible oportunidad para la juventud y para todos los paraguayos de convertir al 10 de octubre en un día nacional de castigo a las mafias, esas mafias políticas y corruptas que todavía creen que la educación, el trabajo y la salud no son un derecho sino una moneda de cambio por su cuota de poder e impunidad.

Horacio Cartes es sindicado por la DEA como cabeza de una compleja organización dedicada al contrabando de cigarrillos y el lavado de dinero. Efrain Alegre, presidente del PLRA, acusa repetidamente a Cartes de controlar varias instituciones del estado, entre las que se encuentra la justicia paraguaya que ha condenado ayer a los jóvenes manifestantes y quienes no han encontrado hasta hoy, al responsable intelectual de la muerte de Rodrigo Quintana. 

También han denunciado desde el PLRA, un plan de asfixia económica de parte de Cartes, la ANR y la Justicia Electoral, puesto que hasta el día de hoy no han cobrado los subsidios que establece la ley por las elecciones pasadas y que son la principal fuente de financiación del Partido Liberal para disputar las elecciones municipales del 10 de octubre. La Diputada Celeste Amarilla (PLRA), denunció este hecho y subrayó que la ANR financia sus campañas con dinero del Narcotráfico, y que por tanto no necesitan subsidios o aportes del estado.

Los subsidios y aportes que paga el estado a los partidos políticos existen justamente para evitar que el dinero de actividades ilegales financie candidaturas políticas y que las autoridades electas no ocupen espacios de poder comprometidos con mafias que compran impunidad financiando espacios de poder. El hecho de no abonar los mismos, no solo deja en desventaja a los partidos que se financian con dinero legal, sino que favorece, promueve y estimula claramente las oportunidades de las mafias para sostenerse y corromper al estado desde adentro. Un ejemplo claro de esto es que el gobierno haya promulgado una ley que previene y reprime actividades ilícitas que se ocupan de legitimar dinero y bienes, pero curiosamente excluyen a las industrias tabacaleras y a los clubes de fútbol.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) ha advertido ya en 2009 que las redes internacionales de contrabando de cigarrillos se extienden por todo el mundo y que Paraguay se ha convertido en un actor protagónico del contrabando mundial de cigarrillos, con más de 1.000 millones de dólares que desaparecen anualmente en el mercado negro. Se han confiscado cajetillas paraguayas en lugares tan lejanos como Irlanda. La organización estadounidense Foundation for Defense of Democracies, afirma que Paraguay se convirtió en la principal fuente de comercio ilegal de cigarrillos y que produce alrededor de 68.000 millones al año, de los cuales solo el 3% se comercializa en Paraguay.

Paraguay se está convirtiendo en un estado a medida de la mafia, y la única manera de detener la corrupción y la impunidad es claramente a través del voto indignado de la gente, a través de un voto de castigo a las mafias, un voto que parece tomar fuerza en las redes sociales a través de hastag #ANRNuncaMas, que diariamente es tendencia.